Proyecto BIO es un taller plástico itinerante de Educación Ambiental que apuesta a promover en la sociedad la búsqueda de un mundo con mejor calidad de vida.

Obras de arte temáticas y el dialogo con el artista se combinan en un ejercicio interactivo y didáctico, con el objetivo de promulgar en niños y adolescentes una cultura de buen uso de los recursos naturales generando conciencia y empatía a los cuidados respecto del Ambiente.



viernes, 19 de agosto de 2011

El futuro de las energías renovables


El último informe del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés), difundido en mayo de este año, concluye que serán las energías renovables las que salvarán al mundo.

El IPCC asegura que estas energías, también llamadas “soluciones limpias”, podrían cubrir el 80% de la demanda energética mundial para mediados de siglo. En la actualidad, sólo abastecen el 12,9%.

Se estima que la bioenergía posee el mayor potencial a largo plazo, seguida por la energía solar y la eólica. Y si bien la energía solar conectada a la red eléctrica sería la alternativa de más rápido crecimiento, también es la opción más costosa.


Políticas públicas y financiamiento

El IPCC sostiene que no es la disponibilidad de recursos lo que impactará en el crecimiento de las energías renovables durante las próximas décadas, sino fundamentalmente las políticas públicas adecuadas para habilitar su desarrollo. Incluso anticipan que las energías limpias representarán una gran oportunidad para los países en vías de desarrollo, porque son los que poseen las mejores condiciones naturales para su despliegue.

Sin embargo, aunque el IPCC es optimista acerca del futuro de estas energías, también reconoce que su tecnología es más cara que la necesaria para producir combustibles fósiles, con el agravante de que su producción debería incrementarse 20 veces más que lo alcanzado hasta el momento, para realmente poder mitigar los riesgos del calentamiento global.


Impactos negativos de las energías renovables

Las soluciones limpias son una importante alternativa frente a las consecuencias de las energías tradicionales sobre el medioambiente. No obstante, también se están detectando algunos afectos adversos que conviene tener en cuenta.

  • El cultivo de caña y maíz para biocombustibles amenaza reservas naturales protegidas.
  • El uso de energía geotérmica y marina pone en riesgo la supervivencia de ecosistemas marinos.
  • La construcción de represas y plantas hidroeléctricas altera el flujo de agua dulce a muchos ecosistemas terrestres.

Como un ejemplo más concreto de estos riesgos, puede citarse las grandes hélices instaladas en el Istmo de Tehuantepec (Oaxaca, México) para generar energía eólica, que se han convertido en el principal obstáculo para la migración de aves más grande del mundo, en la que participan 12 millones de especímenes que utilizan a México como su principal corredor rumbo a Sudamérica.


Soluciones limpias en Argentina

Argentina es un país con muchas posibilidades para la generación de energías renovables. El viento de la Patagonia constituye una fuente inagotable para la energía eólica. El sol del noroeste es ideal para la producción de energía solar. La zona cordillerana posee una gran cantidad de sitios para la energía geotérmica. Y la costa atlántica, por su parte, puede aportar energía oceánica, mediante mareas u olas.



En el año 2006, la sanción de La ley 26.190 definió el marco regulatorio para otorgar a las energías renovables el carácter de interés nacional, dejando asentado que para el año 2016 la Argentina deberá asegurarse que un 8% de la generación de energía eléctrica provenga de fuentes renovables.

En 2009, luego de practicarse estudios para conocer el potencial de energías renovables en cada provincia, el Gobierno nacional, junto con ENARSA, la empresa pública de energía, lanzaron el programa GENREN, que ofrecía comprar 1000 MW de energías renovables mediante contratos fijos a 15 años.

En junio de 2010, luego de un exhaustivo análisis, se conocieron los ganadores y se aprobaron un total de 895 MW. La mayoría de las ofertas fueron por energía eólica, una de las que requiere menos inversión y menores riesgos financieros.


Fuentes: Ecológico, La Nación, OurWorld 2.0, El Universal

No hay comentarios:

Publicar un comentario