Proyecto BIO es un taller plástico itinerante de Educación Ambiental que apuesta a promover en la sociedad la búsqueda de un mundo con mejor calidad de vida.

Obras de arte temáticas y el dialogo con el artista se combinan en un ejercicio interactivo y didáctico, con el objetivo de promulgar en niños y adolescentes una cultura de buen uso de los recursos naturales generando conciencia y empatía a los cuidados respecto del Ambiente.



lunes, 27 de enero de 2020

ASIA: Mi legado y mi contribución al mundo…



Regresé al taller de Gonzalo Alvarez para conocer en detalle su nueva obra en tríptico llamada ASIA, analizar y comprender su mensaje, en el día mundial de la educación ambiental.

-    ¿Hola Gonzalo cómo estás? Hoy se conmemora el día mundial de la educación ambiental. ¿Qué opinas de éste día tan importante? Y ya de entrada nomas quiero felicitarte por todo el camino recorrido y por haber terminado ésta nueva obra maravillosa.

-      Buen día, muchas gracias. La educación ambiental es un compromiso muy grande que llevo tatuado en el alma. El ambientalismo, la conciencia de nuestros actos y la convivencia con lo natural son temas pendientes que aún no han madurado lo suficiente en éstas sociedades consumistas.

Todavía sigue siendo “cosa de pocos”. Creo que esto mismo tiene que cambiar más rápido, sobre todo en los adultos. Pero los niños saben y por suerte están cada vez más dispuestos a lo nuevo, hay que darles el espacio y más oportunidades.     

-     Ahora que veo a Momo y a sus compañeros unidos en una sola obra de arte. Sus miradas me producen sensaciones muy contundentes y poderosas. Te confieso que el otro día me fui pensando tras la visita…

¡Pero ahora que los veo, siento de repente que todos ellos me hablan!

-       (risas) ¡Qué bueno! ¡Pues claro que hablan! Cada uno de ellos están ahí frente tuyo para interpelarte. Ese fue el criterio que usé para enfocar los varios temas importantes que quería tratar en ésta expresión. Es así de simple, el arte nos debe hacer pensar...

-    Es cierto. ¡Los tres me miran profundo sin pestañar! Como pasa con la Mona lisa de da Vinci en el Louvre, pero acá cada uno te mira a su manera.     

-          (risas). Claro, como la Mona Lisa, pero en nuevos tiempos por supuesto.

Mi intención es clara. Generar con cada obra un dialogo, interpelar, y más aún en estos tiempos del cólera como diría García Márquez. Por ejemplo: ¿Qué estás haciendo o justamente lo contrario, que no estás haciendo vos por el planeta dónde vivís? ¿Cómo vivís? ¿Sos consciente que se extinguen las especies, que se contaminan los mares, que se pierden cada vez más espacios naturales y que se agotan los recursos? ¿Sos consciente de que a la larga o a la corta vos también estarás perjudicado?.. 

Y así empezarían las cataratas de preguntas que tenemos para hacerte… (risas)…

-        ¡La obra ésta es tremenda! En colores, en profundidad, en definición de formas, en carácter, en dimensión, en miles de mensajes. Me vienen miles de preguntas. ¿Cuánto tardaste y cómo fue que elegiste los temas o el tema de ASIA específicamente?

-     Muchas gracias. En tiempos no sé, espera, déjame pensar, una obra no la mido en función del tiempo sino en energías. En este caso estuve concentrado cuatro meses consecutivos, desde octubre pasado. Solo sé que nace y que cuando me vienen las ideas no puedo dejar de pintar hasta terminar. Eso implica aislarme y olvidarme de todo lo demás. Si hablamos del tiempo y del mundo, el mundo está al revés, hoy funciona por la razón y no se emociona, así que el tiempo se acorta cada vez más para las demás especies. El abuso y el mal uso del poder arrastra graves consecuencias para el planeta.

-  ¡Wow! ¿Cuatro meses creando?  Increíble. Comparto tu pensamiento, vivimos aceleradamente, sin darnos tiempos de calidad, sin detenernos a veces en lo simple. Tu arte me encanta, me hace pensar, detenerme. Es muy comprometido en muchos aspectos, desde la compasión por el otro hasta la posibilidad de ser un puente real y de reestablecer  conciencia si es necesario…

-    Mi arte y mi trabajo son una responsabilidad muy importante, pero me permito al mismo tiempo despertar las emociones en el aula y eso es una verdadera satisfacción. Pues precisamente la vivencia crea puentes y vínculos maravillosos que perduran en el tiempo, sin tiempo justamente.

-    Clarísimo…

-    La creación en sí es un viaje personal muy profundo para mí. Un tiempo de plena convivencia con mi interior, mi soledad, mis tiempos en estado puro. Por suerte me llevo muy bien conmigo, sino creo que sería más complejo todo.   

Como te dije el otro día, si bien cada animal que elegí para ésta obra protagonizan una situación real con el hombre. Los tres ejemplos son muy diferentes. La extinción de especies amenazadas por el hombre en el planeta está cada vez más cerca. Por eso me es necesario expresarme de ésta manera, éste es mi aporte como artista y comunicador ambiental.

-          Tus colores y formas llaman la atención…

Hoy las escuelas y los espacios educativos en general cumplen un rol fundamental en la formación de los chicos. Pero es fundamental también formarlos, fortalecerlos y acompañarlos emocionalmente para que ellos mismos sean fuertes, amen y se amen.

Mi trabajo además de acompañar a los chicos en todos estos procesos formativos, es abrir naturalmente sus emociones para encontrarnos. La emoción en nuestro vínculo entonces será para un bien común, cosa que no es fácil, lo sé desde el día uno, pero ese es mi camino.

-          Realmente te felicito Gonzalo: ¿Y por qué se llama ASIA?

-     ASIA es el gran continente que alberga a grandes especies animales como éstas que elegí. Momo representa el cambio consciente. Los chinos supieron revertir la extinción del oso panda con ayuda de la ciencia, eso demuestra al mundo que sí el hombre se lo propone, puede. Los otros dos están en riesgo latente por ecosistemas masivamente depredados, la consecuencia del cambio climático y por la caza furtiva.

Listo Calixto representa a las subespecies de tigres y Sudán representa a las subespecies de rinocerontes, tanto de Asia como de África. El rinoceronte blanco del Norte en África ya ha perdido la batalla. Sudán fue el último macho, que desde que vino al mundo jamás pudo ser libre. Fue capturado, castigado y mostrado como trofeo para el “fulgor” humano. Y esto como terrícola me da vergüenza. Por eso ya fallecido y conocida su historia, decidí plasmarlo, pero mucho antes de su naufragio, con su inocencia y su niñez, para hacernos pensar. Así elijo expresarme, para que no suceda nunca jamás…

-          Muy conmovedor... Se me hizo un nudo en la garganta…


-  Y para que la vergüenza no se expanda, debemos actuar conscientemente. Cada adulto desde su lugar debe recapacitar sobre sus propios actos y su propio actuar. Cada especie debe permanecer en paz en su propio hábitat natural. El hombre adulto debe volver a tener compasión y respeto. Reforestar lo deforestado por ejemplo… ¡Tomá un mate!

-          Que importante es el mensaje que nos dejas…

ASIA es el continente más poblado humanamente de la Tierra, alberga hoy más o menos el 69% de la población mundial. Si a toda esta enorme cantidad de gente que hoy habita, la suponemos por un momento nomas: inconsciente, hiperconsumista y desinteresada del otro ¿Te imaginas hacia dónde vamos? ¿Y qué nos queda?  

-  ¡Wow! Prefiero no hacerlo, ni pensarlo…Miles de problemas y guerras inútiles ya existen. Coincido plenamente con vos en que la educación emocional debe ser prioridad para sanar toda sociedad.    

-          ¡Por eso pinto! Este es mi legado y mi contribución al mundo…

-      Gracias por todo! Quiero darte un abrazo. Me es muy grato venir a visitarte y es un gran placer siempre hablar contigo.


  

lunes, 13 de enero de 2020

MOMO es tan real como la magia



Ayer en la mañana visité a Gonzalo Alvarez, que como siempre me esperaba con unos ricos mates. Cada vez que vengo de visita a su taller, siento muy buena energía. Cada vez lo siento más comprometido con su obra y sus mensajes…

-          ¿Así que él es Momo? Hola Momo…
¿Cómo es eso que nace de los chicos y por qué refleja tanta alegría?


-        Momo es tan real como la magia que recibo de los chicos. El arte es un fiel reflejo de lo que somos y sentimos en cada momento. Muchas veces mis obras nacen por completo de una necesidad interior de comunicar, ya sea un tema ambiental, un acontecimiento que merezca mi atención o una realidad para intentar cambiarla o para dejarla tal cual está. Momo es parte de una obra en tríptico, pero a su vez es tan independiente como mis formas y mi libertad.

-          ¿Cómo es eso?  

-    La obra completa se llama ASIA, si bien las imágenes conforman tres especies originarias muy diferentes, todas son parte de un todo, de un sólo Continente. Ese es un gran tema para charlarlo otro día más en detalle. En sí, los tres módulos comprenden ASIA. Momo es un panda que ha dejado de estar extinto, está en su hábitat gracias a un trabajo humano conciencie entre la ciencia y la sociedad de China. Este ejemplo en particular con una especie demuestra que es posible el cambio.  

Por eso a Momo lo ves feliz. Pero él a su vez representa todo el amor que recibo en ese ida y vuelta constante con los chicos en mi trabajo como artista y educador ambiental. Soy muy consciente de todo esto. Mi gran deseo es que todo fluya más rápido. Es decir que los adultos se adapten mucho más rápido a las necesidades básicas de los chicos; es allí donde apunto. Ya quedó demostrado que los chicos a través de las emociones se integran, se conectan y así pueden expresarse mucho mejor, con libertad.

-        ¿Momo sería entonces el resultado de una realidad para cambiar o para dejarla tal cómo está?

-   Depende de cómo vos quieras verlo y encararlo. Yo amo dedicarles todo el tiempo necesario a los niños para que ellos logren aprender y expresarse libremente desde lo que sienten, Momo refleja eso!

Muchos niños crecen sin acompañamiento de sus padres, ni amor ni tiempo, sumado a que les tocan muchas veces maestros y autoridades muy estructuradas frente al aula que no les permiten desarrollar su confianza. Por ello creo absolutamente que estas prácticas hay que cambiarlas.


Sino no hay tiempo de convivencia, no hay dialogo y los contenidos escolares son impuestos fríamente, los chicos no aprenden, crecen con muchas dudas por no ser escuchados, bloqueando sus emociones sin madurar tan siquiera ni comprender sus tiempos de adaptación.

-         Qué importante es lo que me comentas…

-       Si como referentes no resolvemos estos temas primero, pudiendo escuchar sus silencios, entender sus tiempos y el estar a su altura, muy difícilmente podremos llegarles a su corazón para enseñarles lo que le tengamos que enseñar.

La educación es una vocación de servicio, es una pasión y como tal es un desafío constante. Por eso creo que estar a la altura del otro debe ser una disciplina para evitar que la humanidad pierda el rumbo.

-      ¿Vos entendés que hoy la humanidad está perdiendo el rumbo?

-      Si claro. Los valores humanos se están perdiendo y extinguiendo como las especies ¿Qué pasa hoy en Australia, en California o el Amazonas? ¿Qué pasa con los pocos ecosistemas en el mundo? Todos ellos están colapsados. El hombre con su incansable insatisfacción de ambición y de poder sigue depredando y destruyéndolo todo, dando todo el tiempo malos ejemplos.

La humanidad se está perdiendo en el egoísmo del tener y de poseer todo lo material, en la racionalización de todo lo superficial. El cambio climático es consecuencia de una gran negligencia humana. Las emisiones de dióxido de carbono antropogénicas, el hiperconsumo, el plástico que contamina mares, bosques y ríos, etc…

Ésta realidad no se detendrá sino actuamos todos a conciencia y en convivencia inmediatamente, el planeta donde vivimos es uno sólo, no hay otro.

Momo vino al mundo a cambiar la forma de expresarnos con los niños porque ellos son el futuro inmediato. Si todos los adultos trabajamos en sintonía desde la educación y la convivencia los niños nos seguirán.

Los niños son esponja ya hablamos de eso creo. Es muy necesario retomar lo espiritual en las personas. Repensar el como actuamos, inculcar valores reales, fortalecer emociones de forma temprana.

Sí somos conscientes, a corto plazo los niños podrán superarnos y eso es lo que espero de todos ellos, que sean fuertes, feroces y felices desde ahora, sintiendo con el corazón. Mi teoría de las tres F (risas)...   

-     Eso sería un gran cambio. A Momo ya lo siento muy profundo entre sus cañas de bambú ahora que conozco un poco más de su historia.

-   El cambio de paradigma y la oportunidad para concretar todas las cosas buenas está en cada uno de nosotros. Todos podemos mejorar, tenemos la vida misma para ser mejores personas, para reflexionar, saber y poder expresar lo que somos con el corazón. ¿No crees eso?

-   Absolutamente. Me dan ganas de hacer muchas cosas buenas. Muchas gracias por compartir tu tiempo, tus mates y esta charla. Espero volver pronto para saber más de ASIA…
  


sábado, 30 de noviembre de 2019

CARNIVORAS, las plantas mágicas de la naturaleza….



Gonzalo Alvarez hoy nos presenta CARNÍVORAS, su última obra terminada sorprendiéndonos una vez más con sus colores, sus mensajes y su lenguaje artístico:

-          “Esta obra es grande porque mi esperanza es grande. CARNÍVORAS nace de un viaje para crear más conciencia en la sociedad.”

-          ¿Cómo es eso de que siempre te inspiras en los viajes?

-          “Soy artista, creo que miramos y percibimos distinto. Hay cosas que no puedo cambiar de inmediato como por ejemplo, crudas realidades en un grupo social de personas, pero lo que sí puedo hacer es transformar emociones y acompañar situaciones. Cuando fui de invitado éste año a una escuela rural en el Chaco vivencié muchas cosas; si bien di los talleres de arte, disfruté de los encuentros y compartí el amor con los chicos y las familias; al regreso me quedé con un sabor amargo de tanta desigualdad, de sentir la desolación de estas familias originarias, como tantas otras que están aisladas hace décadas, despojadas hasta de sus árboles. Por ese motivo surgieron y nacieron las CARNÍVORAS...”

-          ¿Y que representarían entonces? Veo que son especies distintas, parecen que son como una tribu, me gustan.

-          “Muchas gracias. Las CARNÍVORAS ya existen en la naturaleza, pero éstas son de mi imaginario por supuesto. Son plantas gigantes primitivas de un bosque nativo claro está, que se comerían a todos los humanos dañinos, absolutamente (risas). Ellas son felices y feroces al mismo tiempo, están danzando libres. Como ya charlamos otras veces todas mis obras son para concientizar, para crear un cambio de paradigma más profundo en materia de educación, comunicación y de conciencia. De cómo somos y de cómo nos comportamos con el otro y de cómo convivimos con el ambiente. La desertificación, la deforestación, la ignorancia y la hipocresía son temas muy actuales en mis desafíos artísticos para llegar a la masa y al pensamiento crítico social.”

-          ¿Y que representan?

-          Ellas representan el desafío constante de la libertad. Mis CARNÍVORAS son bien gigantes pues necesito que haya más humanidad, sobre todo en los adultos. Mis planteos de respeto a las selvas nativas y a los bosques de las distintas regiones es una constante de cambio como así también hacer valer las emociones inocentes de los niños. Hoy en el mundo actual, los adultos representan cada vez más al individualismo. Hay cada vez menos tiempo para disfrutar y compartir con el niño. Los niños no son escuchados y no tienen suficiente espacio. Los valores reales a su vez están trastocados y éstos están desapareciendo al igual que las especies, por eso creo que hay que hacer un alto para reafirmarlos. Al crear esta obra de arte imaginé también que las CARNÍVORAS en el pasado eran bien gigantes, grandiosas y originarias como éstas…Y los seres humanos primitivos temían de su ferocidad, pues cuando ellas intuían la maldad del hombre depredador por el solo hecho de acercárseles, cazar o dañar su hábitat, ellos eran comidos inmediatamente. Ese temor de desaparecer y de ser digeridos les otorgó un gran respeto y a la vez una admiración mágica...

-          Wow, me quedo pensando…Si lo describís así, toda la obra es una gran fábula y tiene mucho más sentido todo el mensaje que dan.

-          Ahora pensemos un poco más, ¿qué pasaría si mis plantas CARNÍVORAS estuvieran protegiendo los ambientes naturales y hábitats de cada región en todo el planeta?

-          Y… En principio habría más conciencia, no habría tanta maldad ni egoísmo humano en depredar y deforestar, como sociedad no destruiríamos tanto los ambientes naturales y los demás seres vivos estarían en paz. Seríamos en sí mejores personas e intentaríamos disfrutar más, sabiendo ser más empáticos.

-          ¡¡¡Genial!!! Con eso ya me respondiste. Por eso trabajo con niños en las escuelas, museos y en jardines de infantes, para que ellos mismos con sus emociones sean más libres, más felices y más gigantes (risas)…



sábado, 20 de julio de 2019

Lo contrario a la extinción


Tomando unos mates amargos con Gonzalo Alvarez en su atelier, nos presentó con sencillez su nueva obra finalizada que se titula: OCEANÍA.


- Hola Gonzalo, gracias por mostrar tu arte una vez más. Tu nuevo trabajo es impactante al observarlo en colores y formas: ¿A qué se debe el nombre de ésta nueva obra y cómo podes describirla siendo que es tan diferente a las demás y a su vez tan simple?    

- Hola muchas gracias. La obra OCEANÍA sintetiza el grado de conexión que tengo con los chicos. A su vez simboliza mi templanza en el camino de transformación del como nos comunicamos y en el nuevo paradigma que planteo como artista en aporte a la educación actual. 

La relación de respeto con los chicos debe ser clara, en el trato, en el cómo y en el qué se les enseña. Y esa seguridad se ve reflejada en la obra, que cada vez es más solida. 

Todo mi trabajo se trata, ni más ni menos que de emociones. De despertar, de reencontrar y de curar emociones positivas. Y es por ello que para llegar a los más chicos, las formas y los colores de éstos animales son sinceros y francos. 

- Si, veo canguros, un koala, un pájaro raro, un ornitorrinco y el de arriba ¿Qué es?¿ Un perrito? 

- El pájaro raro (risas) es un kiwi. El kiwi es una de las aves más extravagantes de la Tierra. Habita en la isla de Nueva Zelanda que pertenece al continente de OCEANÍA y hoy lamentablemente también ésta ave está en grave riesgo de extinción. "El perrito de arriba" es mi demonio de Tasmania, que es un marsupial carnívoro que habita en el sur de Australia continental. Cada uno de ellos es único y todos componen la obra. 

- ¿Y por eso es el nombre OCEANÍA? 

- Soy un artista ambiental y toda mi obra es lo contrario a la extinción y al abandono. La educación emocional en las aulas es tan importante como urgente. Lo mismo pasa con la educación ambiental que debería estar naturalizada ya en cada aula de cada escuela del país. 

Estas especies también deben conocerse para poder conservarse. 

¡Es por eso que la conciencia en la educación es muy importante! 

OCEANÍA es un nombre muy potente, lo sé. Pero que sintetiza el grado de prioridad que le doy a un tema ambiental mientras pinto y dejo mis huellas; para que más temprano que tarde los adultos sean responsables en sus actos cotidianos y hagan lo que tengan que hacer antes que todo sea demasiado tarde, ya que las especies se extinguen vergonzosamente en cada rincón del planeta.

- ¿O sea que tus animales plasmados en tu obra hablan o se expresan?  

- Claro, es mi forma de comunicar arte ambiental, a partir de la observación y de tratar de imaginar que sienten, es todo un encuentro vivencial. 

En mis talleres de arte los niños se fortalecen en conocimiento y autoestima al potenciar su confianza desarrollando sus capacidades. El compartir temas con historias de animales diferentes y naturales de otros continentes por ejemplo los hace pensar, en sintonía con un mundo mejor y más espiritual. 

- ¿Y tenés planes futuros o alguna obra nueva?

- Sin compartir con niños no me veo y sin pintar no podría estar...(risas)





miércoles, 1 de mayo de 2019

Es indispensable un cambio de valores mucho más profundo hacia el Ambiente




Interesados en los temas ambientales que nos plantea con su Proyecto BIO, visitamos una vez más el taller de Gonzalo Alvarez en el barrio de Almagro.

Entre telas y colores por todos lados, vislumbramos las últimas obras terminadas: GALÁPAGOS, COLIBRÍES DE COLOMBIA y la más reciente OCELOTE.

Lo que más nos asombra es su templanza, horas y horas de trabajo silencioso, cada uno de sus trabajos expresa lo que desea expresar: "El origen de las formas" como bien lo platea.

Gonzalo nos cuenta: "Creo en el origen de las formas, por ende mi trabajo es silencioso y soy el más interesado en dejar una huella, una obra terminada al detalle. Toda mi obra es para los chicos en particular, por eso es muy cuidada. Los colores intensos y las formas dan el valor adicional que deseo expresar. Los temas que elijo son muy necesarios de comunicar a una sociedad de adultos que por momentos es más burda y más sorda." 

"GALÁPAGOS es mi tortuga gigante que te mira desde el océano con altura y desilusión, pues no puede entender el descontrol y el hiper-consumo humano destruyéndolo todo con plástico".

"Con COLIBRÍES DE COLOMBIA por ejemplo planteo una búsqueda hacia la espiritualidad. Éstas aves maravillosas son únicas de América, en la región hay concentradas unas 300 especies de colibríes. Venerados por los pueblos originarios y motivo de inspiración de innumerables historias. Mensajeros y guardianes del tiempo que hacen de la naturaleza un lugar especial."

-Todas tus obras siempre me dejan pensando, pero estos ojos que veo son maravillosos ¿Porqué ésta obra se llama OCELOTE?  

- Gonzalo: "En primer lugar debo decirte que es indispensable un cambio de valores mucho más profundo hacia el Ambiente. En cada parte del planeta las demás especies que habitan están marginadas, amenazadas y en serios problemas de extinción, ya que en muchos casos los valores humanos se están distorsionando o peor aún ya están distorsionados."

"Por eso pinto, planteando un nuevo paradigma para cambiar los malos hábitos, generando empatías e intercambiando conocimientos de manera simple y natural con los más chicos que son y serán los guardianes del planeta en el presente inmediato y en el futuro."

"Ellos son energía, ellos saben y desde su inocencia me es posible abordar temas que hacen a lo ambiental, a la conciencia y la convivencia con los demás seres que habitan entre nosotros."

"Sé que mi trabajo es lento, pero vale la pena cada encuentro porque es mágico, mi arte fortalece las emociones positivas y ellos lo notan de inmediato, se expresan libres y hacen de las obras algo propio." 

"OCELOTE vino a sanar y a sembrar más amor, sobre todo a especies vulnerables nativas que no se las conocen del todo. Planteo la inocencia en primera persona. La inocencia de un niño o de un animal pequeño en peligro de extinción que está solo en la Selva." "Esta cría de OCELOTE está aislada y en recuperación en GUIRA OGA ya que a principios de año fue arrebatada de su madre para siempre."

"Aunque duela y cueste aceptar, muchos animales en los Parques Nacionales, son atropellados por el hombre, en vez de ir a disfrutar, no..., alocadamente manejan mal a altas velocidades y matan."

"En fin...Esto se resuelve con mucho amor y muchísima educación. La Educación Ambiental debe estar presente en cada aula, debe ser constante en todas las aulas de las escuelas a nivel nacional para concientizarnos..."  

- Gracias...(nuevamente me voy pensando...)






jueves, 7 de junio de 2018

GALAPAGOS - Sanar como mensaje global




Ya pronto será el día de los Océanos, pero Gonzalo incansablemente como las mismas olas dedica su tiempo incondicional a los niños en sus charlas.

Con la obra nueva GALAPAGOS nos explica: “Marina vino a plantearnos un cambio radical de conciencia en los hábitos de consumo, con su presencia propone un dialogo de introspección para con nosotros mismos. Nos plantea la vuelta la espiritualidad, al verdadero origen del hombre” así lo expresa el artista.

POR QUÉ NACE GALÁPAGOS? Gonzalo nos dice: En el Océano Pacífico que es mayor océano de la tierra hoy existen muchas islas, entre unas 20.000 a unas 30.000... Entre las más destacadas están: Nueva Zelanda, Isla de Pascua, justamente GALÁPAGOS, Hawái, Borneo (que para mí sólo Kalimantan)... Pero la que hoy me ocupa y me preocupa es la Isla Tóxica... La llamada "Isla de la basura", que se encuentra entre las costas de EE.UU y Hawái... Una mancha gigante de plástico móvil que hoy mide unos 1,6 millones de metros cuadrados; sería el equivalente 3 veces a lo que es hoy Francia... Me preocupa porque el 84% aproximadamente de ésta isla se compone de sustancias tóxicas. Con desechos "inhumanos" flotando enteros como redes y bolsas donde quedan atrapados y se sofocan especies marinas gigantes como ballenas, delfines, lobos y tortugas... Me preocupa porque las partículas pequeñas son alimento para los peces que comemos, los mismos que componen la cadena alimentaria..."



Y nos amplia: “La contaminación por plástico es lenta y letal... Las corrientes oceánicas llamadas "giros" desmenuzan la basura por efecto Vórtice pulverizando en micro plástico y haciendo imposible su recolección..."

En la actualidad ya existen 5 “islas de basura plástica” en el planeta: dos están en el Pacífico, dos más en el Atlántico y la tercera en el Océano Índico.

¿Será entonces ya un patrón de conducta inhumano?

Toda esta basura proviene de la tierra, que es generada por la acción de las personas, de cada uno de nosotros, lo que comemos, lo que usamos, lo que consumimos.

Nuestros Océanos no son un escenario, son mucho más… son vida que recorre su interior, respetarnos también implica pensar:

¿Qué consumimos? 
¿Para qué lo consumimos?

Estamos sobreexplotando nuestros Océanos, adaptándolos para que las grandes ciudades no carezcan de nada, cuando el hombre en realidad está careciendo de todo lo esencial.

¿Qué estamos provocando con nuestros actos de ambición y egoísmo?

¿Qué es lo que no nos deja ver las consecuencias que tienen en el impacto global?

¿Cómo vamos a avanzar en el camino evolutivo?

¿A esto llamamos progreso?

¿Cuándo y cómo entonces es que vamos a cambiar la historia? 

Quizá hemos perdido la visión de conexión y a eso nos invita Marina, a inspirarnos en el retorno al origen a comprender que todo está relacionado e interconectado. A buscar el equilibrio en esa inspiración porque lo que hacemos o dejemos de hacer es lo que construiremos para el futuro.
Nuestras acciones diarias, nuestra falta de sensibilidad al deterioro de los Recursos Naturales e ignorar es parte de una grave crisis de valores colectivos en donde todo se olvida y se desecha.
Nuestra ignorancia, negligencia y necesidad de poder impactan en las condiciones físicas de nuestro entorno. Y la contaminación no es solo material.

El hiperconsumismo, la falta de satisfacción, la búsqueda de una falsa felicidad a través de lo material, lo que alimenta es nuestro ego, no nuestra alma. Consumimos productos vacíos para llenar nuestro vacío espiritual que luego descartamos, ignoramos y desechamos como si esa acción no tuviera efecto en nuestra vida.¿Cómo podemos acercarnos a la vida si estamos inmersos en un consumismo absurdo?

Todo se convierte en una felicidad paradójica y efímera, asumir esta responsabilidad es nuestra tarea de este presente, no depende de una organización ni de ningún estado, depende de nuestras acciones.
Hemos creado nuevos continentes,  continentes de basura, continentes sin contenido. El ego y la destrucción nos han llevado a creer que lo que sucede no nos va a afectar.  

Somos seres inteligentes  y eso implica hacernos responsables de esas acciones. Es tiempo de transformar e ir más allá, de formarse como ser humano, en el verdadero saber del SER, retornar al respeto, a entender los ciclos, al sostenimiento de la vida para garantizar la existencia para las nuevas generaciones.

Estamos en la semana del Ambiente, cada Día Mundial del Medio Ambiente se organiza en torno a un tema y  este año es Sin Contaminación por plástico.
En los Océanos las toneladas de plástico que se vierten amenazan la vida marina y humana, y destruye los ecosistemas naturales, una basura aparentemente invisible pero altamente nociva, que generamos entre todos.


“GALAPAGOS” nos convoca a pensar en el día a día ¿Cómo reducir la pesada carga de la contaminación en nuestra naturaleza, en nuestra vida silvestre?

Y el artista nos dice: “MARINA hace un llamamiento a la población de todo el mundo en favor de un planeta Sin contaminación por plásticos Es urgente revertir estos actos de violencia inaprensible de los humanos adultos, con actos PUROS. Mientras no se comprendan los actos egoístas globales jamás se cambiará...”

En esta nueva visión todos somos parte de la Naturaleza, de sus procesos en una gran red interconectada.

                                                      
                                                                                      Texto: Sandra E. Romero




lunes, 23 de abril de 2018

IBERÁ, una explosión de energía y color




¿Quién dice que no se puede?
¿Dónde está escrito que un Yacaré no puede ser rojo?...

Con estas preguntas Gonzalo Alvarez nos invita a observar su nueva obra IBERÁ,  una explosión de colores, figuras y formas donde las reglas no existen.
Gonzalo nos dice sobre IBERÁ: “La imaginación y las emociones de los niños jamás se frustran. Los niños pueden pintar con mil colores sus dibujos si es necesario y los adultos debemos respetar su libertad, sus espacios y sus tiempos...”



Esta nueva obra nos propone respetar el imaginario de los chicos, a reflexionar como padres - educadores si estamos a la altura para aceptar los procesos de creación infinita de nuestros hijos, esos que nacen desde lo más puro de su alma.

Como los protagonistas de IBERÁ, Los niños nos observan...

El Yacaré nos invita a observarlo entre tantos colores, a ver más allá… 

¿Qué nos está transmitiendo? 

¿Quizá nos invita a  recuperar el disfrute? 

¿A recuperar las raíces lúdicas? 

¿Y a través de la experiencia infantil a comprender el juego por medio del arte…? 

¿O quizá a ver el mundo de un modo  particularmente nuevo?

Los niños nos ven…somos su modelo a seguir. Y como adultos somos responsables de una nueva forma de comunicación, para guiar y que puedan crecer con respeto canalizando en las actividades que aman. 

¿Entendemos sus procesos? 

¿Cómo actuamos como padres y como docentes formadores?

¿Estamos como educadores viendo lo más profundo del camino que un niño debe realizar?

IBERÁ nos hace reflexionar si respetamos los tiempos y las ideas de los niños, esos que son "sus tiempos”…  sus tiempos de juegos, de creación. Ese mundo donde todo es posible! 

¿Les damos las alas para que confíen en esos procesos? 

¿Dejamos que tan solo sea un niño? 

¿Y si todo se sale de control somos pacientes? 

¿Dejamos que sea quién es?

El artista a través de la conducta emocional pone a disposición una nueva forma de lenguaje vincular, Gonzalo los sorprende! Sorprende a los niños manteniendo una comunicación respetuosa de la esencia de los chicos, respetando ese mundo. Los integra, los escucha, pone el eje en la participación del niño, en la importancia del juego libre, porque en el arte, como en IBERÁ no hay reglas. 

Sorprende a los niños, a los docentes y padres! Porque en sus charlas y talleres Gonzalo logra estar presente al detalle, capta la esencia de un niño, conectándose desde su esencia que es su niñito interior que está vivo! Con un lenguaje simple les da la libertad de crear como se les da la gana!

IBERÁ simplemente es el reflejo de la interacción que el artista viene haciendo durante tanto tiempo y  sorprende porque con facilidad logra conectarse con ese mundo y a ese juego.

Invita a los docentes a copiar esa nueva forma de comunicación, a reflexionar que no pueden reemplazar a la familia pero sí, en esas horas, en las aulas pueden darle a los niños las herramientas necesarias para aprender con amor y respeto. Tomar consciencia que es algo serio.

Invita a hacer propio esa forma, a contribuir entre todos en un nuevo modelo vincular. Una nueva visión del niño, de la infancia, de la familia, de la sociedad, de la escuela y de la educación, es una tarea que requiere esfuerzo, estamos para lograr que los niños sean felices. Todos los niños, los  que tienen lo esencial y aquellos que cada tanto vale reparar y pensar como desde ese rol docente se pueden cubrir esas necesidades.

Y a preguntarse: ¿Por qué somos educadores?

El artista nos dice: “Mi esperanza es ésta, fortalecer y cuidar la inocencia del niño todas las veces que sean necesarias.  Soy un yacaré rojo, naranja y anaranjado, con verde, celeste y azul...Y estoy aquí para darte mi abrazo todas las veces que necesites...Y haré todo lo necesario para que te sientas feliz y con alegría...Mis colores están para eso...”

Y afirma: "Educar sin prisa, interactuar, darse el gusto de escucharlos para ver  los resultadosAcompañar y  comprender  los procesos de aprendizaje de los niños sin cohibirlos es nuestra responsabilidad. Sus bondades y sus inocencias los amparan..."

La obra nos abre la puerta a reflexionar sobre aquello que no podemos prescindir como padres o educadores…Y que es respetar  la inocencia y  mantener una actitud de apertura hacia los niños.

¿Nosotros asumiremos esa responsabilidad?

IBERÁ desborda de energía, está llena de frescura,  la misma propia de los niños y cada uno de sus protagonistas nos dice algo: el Tapir, el Jabirú, el Carpincho… Este humedal el segundo más grande de Sudamérica, es una de las principales reservas de agua dulce del mundo,  y alberga a su representante por excelencia “El Yacaré” y  especies con un frágil estado de conservación, como el Ciervo de los pantanos. 

Esta zona fue declarada en 1983 como Reserva Natural del Iberá, y en estos días  el Senado de la Nación aprobó el proyecto de Ley de la creación del Parque Nacional Iberá a los fines de proteger uno de los ecosistemas más importantes del país y de esta forma garantiza su biodiversidad.

En IBERÁ los niños se conectan, se vuelven cocreadores a través de las historias, de las experiencias de los talleres, de los dibujos y colores que durante todos estos años acompañaron al PROYECTO BIO y su creador.  IBERÁ tiende a dar el ejemplo a mostrar a los adultos que si se puede dejar felices a los niños, escuchándolos, sembrando una nueva confianza a través de un liderazgo natural, desde un nuevo rol dejando SER.

Respetar la vida, respetar los procesos, crear nuevas pautas de convivencia en nuestra sociedad.  Una nueva visión de transformación, ese es el nuevo camino.

¿Estaremos a su altura?

                                                            
                                                                    Texto: Sandra E. Romero
                                                                    Fotografía: Franco Lihue