Proyecto BIO es un taller artístico itinerante de Educación Ambiental que apuesta a promover en la sociedad la búsqueda de un mundo con mejor calidad de vida.

Obras de arte con temáticas ambientales y el dialogo con el artista se combinan en un ejercicio interactivo y didáctico, con el objetivo de promover en niños, jóvenes y adultos una cultura de conciencia y convivencia con la Naturaleza.



jueves, 8 de julio de 2021

Re-Pensar nuestras prácticas como una rueda circular...

 

 

 “Si una rueda es circular… la educación también debe serlo. ¡Debemos estar a la altura de los niños en ronda, para escuchar sus emociones y amar sus diferencias!”

 Gonzalo Álvarez



Al enseñar, los docentes negociamos permanentemente entre lo ya dispuesto y la práctica en sí. Estas prácticas docentes son pensadas como cotidianas. Es necesario poner sobre la mesa nuestras prácticas docentes para repensarlas, meditar y reflexionar sobre las mismas. El cómo enseñamos, cómo nos vinculamos con nuestros estudiantes desde lo emocional.

En la actualidad las tecnologías de comunicación, aceleraron los procesos de estas prácticas, donde se nos pide a los maestros y profesores la exigencia en la presentación para ya mismo, aquí y ahora, y es ahí donde lo emocional comienza a evidenciarse con tensión, angustia, incertidumbre, tensando las relaciones institucionales y por efecto colateral influyendo en las aulas.

Durante esta  pandemia, evidencié un tiempo sobrecargado, que trajo aparejado el ejercicio de la no presencialidad y la utilización de las pantallas, que nos extenuaron tanto a los docentes como a los estudiantes. Y la otra variante, el período dudoso de esperar a retornar a una supuesta “normalidad”.

Siendo docentes, habitamos tiempos múltiples, tiempos desarmónicos entre el enseñar y el aprender. Ese tiempo donde los alumnos y las generaciones se encuentran en un aula. El tiempo de los espacios donde, nosotros los educadores enseñamos, nuestro propio tiempo de organización.

Como educadores tenemos que repensar, imaginar y experimentar, renovar las prácticas para mejorarlas a diario, en beneficio de toda la comunidad educativa, en especial de los niños y jóvenes, cuidando nuestra calidad de vida emocional. Es allí donde surgen preguntas, organizar benéficamente nuestros tiempos, cómo vincularnos afectivamente detrás de una pantalla con nuestros alumnos, cómo presentar los contenidos para hacerlos más atractivos, cómo edificar saberes conjuntamente en un contexto en el cual nos coloca, a los docentes en un lugar ermitaño, cómo reconvertir esa aula hibrida más saludable emocionalmente y accesible para todos.

El mundo está cambiando, con más y más conexiones diarias en todo el mundo. Nuestros niños y adolescentes están cambiando y a ritmos acelerados. Mientras que el sistema y nosotros los docentes estamos a años luz de ellos y sus necesidades.

Es vital que la educación refleje estas demandas y cambie sus paradigmas. Las infancias se encuentran dentro este mundo cambiante. De allí, que la educación, nosotros mismos debemos girar en pos de sus requerimientos próximos y vitales, que puedan replicar en sus habitad, en su cotidianidad y en sus vidas mismas.

El sistema, nosotros los adultos y más aun los que somos educadores estamos ante un gran desafío de cambio. Del cual no podemos escapar, o hacer la vista gorda. Hay mucho por pensar y hacer, donde debe haber una retroalimentación instantánea, una educación circular, una educación sostenible y sustentable, espacios de encuentro donde compartir, discutir y combatir sea necesario ofrecer, una educación donde pueda aplicarse directamente a la vida, a lo esencial.

Nos está pasando, lo sentimos, lo que debe surgir, lo que vendrá, ésta invitación a repensar nuestras prácticas docentes, cuidarnos y cuidar a nuestros niños desde su primera etapa escolar en lo más importante: “lo emocional”.

Dar valor para el futuro a cada contenido que se experimenta, a cada idea que se edifica, reutilizando una y otra vez esos saberes, no eliminarlos en residuos inútiles. Buscando un procedimiento más razonable y humano, hacer lo mejor posible, para que los beneficios lleguen a las personas, con mayor eficiencia y eficacia, teniendo también al ambiente presente. Pero si yo, docente, no me fortalezco, no podré transmitir esa esencia vital, para que la rueda gire, comience a caminar y logre avanzar, delinear la educación circular como un nuevo paradigma educativo, donde conviva el desarrollo sostenible, resiliente, circular y emocional. Reconocer y aprovechar el poder transformador que posee la educación y los seres humanos. Educación donde no existen las fronteras, de allí su circularidad.

Si parto de lo que siento emocionalmente como educadora, desde lo personal, podría significar a la educación como conexión, potencia, impulso, savia, existencia, arrojo, esfuerzo, coraje, ánimo, fuerza, carácter, atrevimiento, entusiasmo. Cualidades y sentimientos que cada uno debe traspolar a cada aula, a cada práctica, a cada alumno, animándose a transformar, transmutar lo viejo en nuevo. Y eso nos compete a cada uno, a mí, a vos, a nosotros, ese cambio que se requiere aquí y ahora, sin quejas, somos los que estamos al frente en las aulas, ante las necesidades afectivas de nuestros alumnos y es ahí donde debemos defender ante prácticas ya obsoletas la mejor manera de llevarlas a cabo. Educación circulante, como una planta recicladora de residuos, que se recicle una y otra vez, aprendizajes reutilizables, equidad, asequible para todos, menos excluyentes, se irá adquiriendo con mayor fuerza, donde posibilite resolver problemas y acciones ante una emergencia, hacerla más participativa, donde  este  caminar educativo, esta rueda, nos preocupe y ocupe sobre temas del ambiente, de la demanda de paz y justicia, el cooperativismo, la salud, necesidades de los niños y las personas con discapacidad, diferencias de género, que sea posible entregar ambientes de enseñanza seguros, no violentos, continentes y fuertes.

Educación circular que pueda ayudar a percibir mejor, en todos los niveles educativos y lógicamente en la base, los profesorados; en donde se dialogue, se trabaje en equipo, cada uno del resto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Esa circularidad que nos permite   cada tanto ser aprendices permanentes como maestros transitorios.

Todo se actualiza, varía, cambia, progresa, las habilidades se entrenan en continuo. Emociones, valores, los respiro, transpiro, siento a diario, como vos, ellos son fundantes de una comunidad.

Disfruto sabiendo que aprender, de y con otros, no sólo nos engrandece en conocimientos y condiciones, sino que es una de las herramientas elementales para sentirme mejor. Más diversidad, más intercambio, más confianza y más apertura en este círculo “rueda”, habrá un mayor aprendizaje, ánimo crítico y la energía de absorberlo.

La educación circular hoy debe ser un desafío común, para obtener entre todos la educación de calidad que tanto soñamos, por eso es necesario aprender a sostenernos y trabajar en red, capacitarnos, sanar nuestras emociones y hablar con el corazón.

 

«Lo importante para mantenernos felices y saludables a lo largo de la vida es la calidad de nuestras relaciones»

 

Robert Waldinger

 

 

                                                 Texto: Alejandra Torlaschi

                                            Docente de inicial

jueves, 29 de abril de 2021

Siembra, siempre siembra, que algo bueno quedará...

 



Visitamos hace unos días a Gonzalo Alvarez en su casa-taller para conocer sus nuevos trabajos de arte:

 

Hola Gonzalo, es una alegría visitarte nuevamente. Cuanto trabajo has realizado desde que comenzó el año, cuanto arte y cuanto color: ¡Felicitaciones! ¿Cómo se llaman las obras? ¿A qué se deben?

- Hola muchas gracias. Soy feliz pintando y compartiendo.

-Eso se nota muchísimo en las producciones ¿A qué se deben?

- Empecé con Pepito la jirafa, luego vinieron Ibbar el gato andino con sus amigos para hablar de la región NOA el noroeste argentino y luego este alce azul bautizado Fausto.

 



 

Son muy originales, tienen mucha presencia.

- Muchas gracias, forman parte de la transformación educativa.

¿Cómo sería eso?

- Para crear pienso en qué mundo queremos vivir y qué nos hace falta mejorar, ya sea en la comunicación o en el saber disfrutar.

- Creo también que la educación necesita tener de alguna manera más referencia masculina desde el punto de vista pedagógico sobre todo a nivel inicial y en primera edad. De ahí es que nacen éstas obras con nuevos temas para acompañar a las maestras en su vocación y así a las familias, siempre desde el amor.

Se que el año empezó también con los seminarios arte y emociones para educadores. ¿Cómo te sentís con eso?

-Muy bien, estoy muy contento de conectar con personas de todo el país, me siento muy afortunado con eso.

- Contame de las obras nuevas.

-Él es “Pepito” una jirafa que viene a hablar de la verdadera amistad y de los valores que hacen a la convivencia. Así las seños desde nivel inicial tienen mayores herramientas creativas y pueden desarrollar sus ideas. La obra se llama UBUNTU.

- ¿Qué significa ese nombre?

- En el mundo se contradicen muchos valores y/o están dados vuelta, los adultos muchas veces dan ejemplos contrarios…

- Por eso elegí un nombre con un significado especial. UBUNTU significa: “Yo soy porque tú eres”. Es un mensaje originario del viejo continente, un mensaje para reflexionar en cómo nos relacionamos, así luego poder desarrollarlo en el aula.

-Sumado al trabajo pedagógico que venimos realizando desde el año pasado con Marta Lescano desde Fepaís en varios países de África. Considero que es posible adoptar maneras más simples de conectar con los demás a partir de las emociones. El arte es un puente para todo. Siembra, siempre siembra, que algo bueno quedará…    

- Este significado es excelente para desarrollarlo en las aulas. Su trabajo en África también es fabuloso, ¡Felicitaciones!

-Ahora, el incorporar un lenguaje visual de comunicación como en el caso de una jirafa que exprese valores y que les dé a las seños nuevas herramientas pedagógicas para llegar a sus alumnos, me parece trascendente y muy interesante:

- ¿Ponerle el nombre de “Pepito” cómo se te ocurrió?

- Pepito ya está en las aulas, eso ya me pone muy contento, me estimula a continuar y a terminarlo de pintar…

- ¡Él ya quería estar en el aula por supuesto! (risas)

-Lo del nombre es simple, se lo pregunté a Ethan un nene de 5 años al que quiero mucho. En una videollamada le pregunté qué nombre podría tener la jirafa y sin dudarlo me dijo: ¡¡¡Pepito!!! y ahí quedó…

- Me imagino que para vos debe ser muy gratificante ver los resultados y los frutos de lo que vas creando. Lo que pueden expresar los niños a través de sus emociones sobre todo ¿no?

-Si claro, los chicos son magia y su mundo es increíble para mí son una inspiración constante, solo hay que estar a su altura.

-Pepito, Momo, Pardus, Ibbar, Manolo y los demás ya hacen de las suyas en todas partes. Las seños y los chicos están felices, eso es lo que más importa.

-Lo veo en las redes, los resultados están a la vista. Lo que me llama la atención es como sucede tan rápido.

- Bueno en primer lugar escucho a las seños y me interiorizo de ellas. A través de los seminarios compartimos e intercambiamos vivencias, experiencias y emociones. Es un trabajo de respeto.

- Luego a través de las obras con los personajes recreo esa imagen paterna que tanto hace falta en la sociedad. Si educamos todos desde el amor llegamos a buen puerto.

-Los seminarios permiten una gran introspección personal. Yo puedo contarte que cambié muchas acciones, me siento en un plano mucho más consciente y eso te lo agradezco.

-Ahora bien, en estas obras observo personajes fantásticos. Me quedé pensando en lo que me dijiste recién en eso de la falta de referencia paterna en la propia infancia, es un tema que no se habla mucho o que no se es consciente del todo.  

- Es un tema profundo si…

-Pero si hablamos de tiempo de calidad, toda referencia adulta es importante. Por eso creo que no se es consciente del tiempo y del poco tiempo que se le brinda a un niño.

- También creo que la razón aún domina a la emoción y como seres racionales nos cuesta aceptar el plano emocional, cosa que no debería suceder tanto. El permitirse, es una tarea pendiente para muchas personas.

-  Comparto por completo, tu mirada pedagógica en este punto es clave. ¿Y la obra del alce color azul cómo se llama? 

- BOSQUES NÓRDICOS le puse y me aboqué a un alce.

- La especie es maravillosa, tienen una conducta pacifica que lleva a la reflexión y nos hace pensar. Si bien son salvajes y todos cuidan su territorio, son celosos de otras especies. Cuando aparece uno nuevo de los propios por ejemplo, todos lo aceptan de buen grado en la manada. Es decir, que todos reciben con deferencia y familiaridad al nuevo alce, integrándolo al grupo con amabilidad para que no se sienta solo.

- Como conozco tu pensar, creo saber dónde querés llegar con este punto. Que hay patrones instalados y ésta idea de grupo e integración con amabilidad no pasa tan seguido ¿no?

-  No, no pasa. Aún existen miedos y otras barreras que hacen que la estructura pedagógica hoy siga siendo “demasiado rígida”.

- Los patrones de desconfianza están muy marcados. Por ejemplo: Una suplente o una maestra que recién se inicia le cuesta mucho sentirse cómoda, aceptada e integrada por sus compañeras. Todo es vertical y esa adaptación puede llevar mucho tiempo.

- Estos inconvenientes suceden en la mayoría de los ámbitos laborales y son bastantes comunes.   

-Si bueno, pero acá estamos hablando de verdaderas transformaciones para la educación. El mejorar la calidad de la palabra, la forma llegar al otro, el conectar con nuestros pares y de aprovechar el tiempo también es un arte. Acciones que podemos modificar desde el ahora dependen de cada uno de nosotros.

-Planteo una educación circular, que el grupo docente de cada institución se acompañe mucho más dejando de lado diferencias, ya que somos referencia constante para nuestros alumnos.  

- Como digo siempre: No hay nada que no se pueda resolver a partir del dialogo amoroso. ¡En eso Fausto está muy de acuerdo!

- Por otro lado la obra apunta a entender desde la cosmovisión la importancia de los bosques. De cuan importantes son, no solo porque nos dan oxígeno sino porque transforman…

-Gonzalo, es un gusto realmente charlar con vos, tu mirada desde la cosmovisión es apasionante. Me voy reflexionando.

- Muchas gracias. Apunto a que el arte se disfrute y que la emocionalidad afectiva se expanda en las aulas. 

- Hasta pronto y que así sea...

 

 

 


martes, 15 de diciembre de 2020

“Nénggòu”: El poder de la acción

 

El sábado pasado visitamos a Gonzalo Alvarez para reflexionar juntos sobre el cierre de año y conocer su nuevo trabajo de arte:  

 

-      Hola Gonzalo que alegría visitarte nuevamente. Este año ha sido un año muy especial para todos, sobre todo en materia de educación. Por la pandemia las escuelas en Argentina permanecieron prácticamente cerradas todo el ciclo escolar. Alumnos, docentes y familias debieron readaptarse. ¿Me gustaría saber tu opinión al respecto y cómo concluyen los seminarios de arte que supiste crear?

 

-          Hola. Es cierto, el año ha sido un gran desafío para todos. La pandemia mundial que aún estamos atravesando transformó sin dudas los hábitos cotidianos y lo sigue haciendo. No sé si esto llegó para quedarse, pero lo que sí sé es que determinó que todas las sociedades replanteen sus hábitos y sus conductas humanas.


-          ¿Y con respecto a la educación?


-        Con respecto a la educación mi opinión es bastante amplia. Partamos de la base de que para mí la educación es el motor básico de toda nación. Por ende sin educación no hay progreso.


-          Yo creo que el sistema educativo en Argentina está “desactualizado y aún sigue siendo muy verticalista”. Si a eso le sumamos la adaptación pedagógica que tuvieron que afrontar los docentes de un día para otro tras el cierre de las escuelas, te digo que todo es mucho más complejo.


-          La tecnología pasó a ocupar un papel preponderante y se transformó en una prioridad obligatoria de comunicación. Aparecieron las aulas virtuales para los chicos y adolescentes y todo el esfuerzo recayó principalmente sobre los referentes educativos. Ni hablar de los alumnos que quedaron desconectados del todo y no pudieron acceder a estas clases por no tener un teléfono o una computadora para conectarse. Ese tema de desconexión en particular es todo un acontecimiento aparte.


-   Es cierto, las herramientas tecnológicas fueron todo un desafío. Por un lado excluyeron, por otro incluyeron inmediatamente pero tuvieron que ser aprendidas como algo novedoso. Entiendo que los programas de estudio, las estrategias y modalidades de trabajo se han tenido que adaptar ya que los chicos se saturan rápido.


-       Aja claro, exacto. Familias enteras se han tenido que adaptar. En este punto los papás se dieron cuenta de cuán importante es la presencia de una maestra y de un profesor para sus hijos. Acá es cuando te digo también que la educación pasa por casa, por los valores y que todos somos parte del proceso.


-     Por otro lado creo que la vocación docente se profundizó para quienes aman su profesión ya que hubo verdadera conexión docente-alumno. Yo que presencie varias clases de zoom con maestras y profes de arte que participaron de los seminarios, vi esa conexión y esa alegría simultánea. Los valores a través de las emociones generan grandes resultados.

 

-          Si, vi por las redes excelentes trabajos pedagógicos, te felicito por ello.


-      Asimismo considero que el ir a la escuela es un acto irremplazable. Las clases presenciales son fundamentales para el desarrollo psicosocial del alumno. El intercambio vivencial con otros chicos y la convivencia con sus referentes educativos son esenciales para fortalecer la autoestima, la confianza y las capacidades personales.


-   Gonzalo tenés razón, concuerdo con vos. Ir a clase y tener actividades integradas como el deporte al aire libre es fundamental para ordenar el día.  


-      Ir a la escuela es un derecho para todos, por eso deseo de todo corazón que se estudien con tiempo todos los protocolos necesarios para recomenzar el 2021 lo mejor posible.


-    Este año, conocí a muchísimos profesionales de la educación que han demostrado su vocación de servicio, su valentía y su valor. Ellos mismos demostraron ser la propia escuela. Han sabido transformar las aulas en espacios virtuales de calidad. Y todo ese trabajo silencioso debe valorarse muchísimo.   


-       ¿Y cómo sigue? ¿Qué te dejó este seminario de arte que has creado?  


-         Me dejó una enorme felicidad al conocer este año a excelentes personas. Los resultados son concretos, ver cómo docentes y profesionales de todo el país supieron aprovechar las charlas y crecer en libertad es muy grato. A su vez proyecto bio pedagógico es un espacio para compartir entre todos. Tengo la certeza de que cada año el bosque crecerá y será más profundo…


-       Y como si fuera poco en tan solo dos meses has hecho semejante obra de arte: ¿Cómo se llama este último trabajo?


-          (Risas) Y bueno, me gusta pintar...




 

-   La obra se llama EUROPEAN LYNX. Él es un lince y lo pinté de azul cuan príncipe europeo de rasgos mongol.


-       Su nombre es “Nénggòu” y significa “Poder” en chino. El poder de la acción, el “Yo puedo”. “Yo puedo ser una mejor versión de mí mismo”…



-          Realmente es increíble la obra y el mensaje que nos refleja: “yo puedo ser mejor, yo puedo cambiar las cosas”. Por eso me gusta mucho tu obra completa porque nos hace reflexionar permanentemente. En este caso su simpleza es atrapante: ¿Está además dentro de un bosque no es cierto?


-      Aja así es, los linces habitaban un extenso territorio en toda Eurasia, sobre todo en bosques y montañas nevadas, pero la historia y las trivialidades humanas lo dejaron en jaque y en peligro de extinción, como sucede con la mayoría de las especies amenazadas. Por eso es que lo retraté para que los niños aprendan de otra manera y luego concienticen a otros a través de sus propios dibujos y su propio arte. Muchos por suerte ya lo conocen y lo aman…

 

-          Muchas gracias Gonzalo.  Hemos compartido un año de encuentro y de maravillosas charlas. Gracias por tu arte, por tu aporte, por tu calidez y por brindarte tanto. ¡Muchas Felicidades!

 

 

 

 

 

jueves, 15 de octubre de 2020

Los niños del mundo merecen toda la atención del mundo

 

 

El fin de semana pasado visitamos a Gonzalo Alvarez para charlar sobre sus proyectos y apreciar su última obra terminada:

 

-     Hola Gonzalo que gusto visitarte nuevamente. La obra de arte sobre aves te quedó increíble, cambió muchísimo desde la última vez que la vi. Por otro lado el seminario sobre arte y emociones que llevas a cabo sin dudas es algo mágico. En lo personal con los todos temas que tratas he sabido reflexionar y replantearme muchas cosas. ¿Podes contarnos más de esta obra y estos seminarios?  


-      Hola muchas gracias. Esta obra es muy moderna y simpática no te lo voy a negar. (risas) Con ella o a través de las aves quiero decirte muchas cosas: “Dale, hacelo… Despliega tus alas, exprésate con libertad”. Esta obra nació a partir del vínculo y del intercambio con docentes del primer grupo del seminario nivel 1, grupo que ya ha finalizado el nivel 3.


También la obra surge como paradigma para continuar en movimiento. Ser un referente es una constante, todas estas aves están acá por algo, son de Latinoamérica y habitan también en nuestro país. Varias de ellas no se conocen, pero más aún, están en peligro de extinción por eso mismo me interesó mucho retratarlas, darles el lugar que merecen y que tengan continuidad para honrarlas desde las aulas. Los puentes ahora también son las seños, los chicos ya las aman, las quieren dibujar, ya están dentro de sus casas…

 




-   Son increíbles, tanta presencia tienen estos pájaros que te dan ganas de aprender. Eso de motivar siempre lo tuviste presente como artista, me refiero al de elegir temas que hacen a la Naturaleza ¿Pero ya tan rápido entraron en las emociones de los chicos?


-     Sí, es lo bueno de la tecnología. Todas mis obras ingresan cada vez más cómodamente a las salas de inicial, a las aulas de ciencias, de geografía, de lenguas, hasta de matemáticas, ahora también en la era virtual. Las ganas de estar en las aulas fue una decisión artística de hace muchísimo tiempo, que los chicos y las seños sean felices estudiándolas.


Hoy los seminarios simplifican y acompañan ese camino del docente. Es un recorrido personal para quienes lo vivencian porque fueron hechos y creados con mucho respeto. Hoy si bien las aulas son virtuales estos vínculos se dan entre las pantallas y todo resulta.

 


Sin dudas, lo noto en las expresiones de todas las maestras y profes que están cursando, en sus comentarios y en sus propios trabajos. Esta pandemia nos ha revolucionado a todos de una manera impensada, obligándonos a repensar,  a simplificar o a ser más conscientes de todo. ¿Cómo lo vivís vos?


-     Si, toda la humanidad está a prueba. El desaprender, el desprenderse de lo mundano, el aprender a detenerse, el observar, el valorar o revalorar lo que somos, lo que verdaderamente importa, los vínculos, los afectos.


En ese ir hacia adentro es que pude consolidar este seminario para los referentes de niños. Con él pude y puedo ahora llegar a otros lugares del país, a docentes que querían conocerme. El poder brindarme y dar herramientas nuevas para ellos me gusta mucho. En las charlas respaldo todo lo que reflejan en silencio mis obras. El vernos y escucharnos desde lo emocional sin tantos protocolos era algo que faltaba.

 

-    Eso mismo creo, en estos meses he visto y he notado resultados, las expresiones de las docentes y los maestros lo dicen todo. Noto que el seminario ARTE Y EMOCIONES fue transformador para todos. Ya no somos los mismos.  

 

-    Una educación emocional que respalde a todos los niveles pedagógicos en la educación actual era algo pendiente e importante. Sobre todo también para quienes hoy ejercen esa conducción educativa. Lo mismo pasa con la educación ambiental, pero bueno hemos comenzado este camino y cada vez se verán mayores resultados.


-   Gonzalo tenés razón, la educación necesita renovar sus formas de comunicación, actualizarse y fortalecer sus métodos pedagógicos para llegar de otra manera y más prontamente a los niños. 


Así es. Los cambios son personales. Mientras tanto ya estas aves llegaron virtualmente a muchos hogares del país a través de las seños y profes de arte que vivenciaron los seminarios. Ellas mismas crearon sus propias dinámicas, los trabajos y los resultados son geniales, ya los verás. Es más, llegaron también ahora al corazón de los niños en África...  


 

-          ¡Wow! ¿Cómo es eso?


-    Yo creo en las acciones. Hace bastante tiempo trabajo con Marta Lescano y soy integrante de fundación Fepaís, nos entendemos muy bien. Hemos trabajado juntos en varios proyectos para adolescentes y para niños de comunidades aborígenes en Misiones. Ahora de manera virtual lo hacemos con niños y sus referentes de paz en distintas ciudades del continente africano. Empezamos en Kabarnet-Kenia con la obra de la cebra que los chicos le pusieron de nombre “Manolo” y a partir de ahí comenzamos un programa de puentes a través de las obras de arte del Proyecto BIO.


-          ¿Y en qué consiste el programa?


-     El mismo consiste en despertar emociones positivas y confianza básica en los chicos a través del arte como estímulo. Les enviamos de a poco las obras con diferentes consignas traducidas al inglés, ellos las interpretan. Los resultados que surgen son asombrosos. Estos intercambios además se expandieron a escuelas de Metán-Salta y entre ambas ciudades ya se crearon puentes para mostrar su cultura y costumbres, por eso es mágico.


Estos logros se irán sucediendo con otras escuelas del país para potenciar así la alegría y la confianza de todos los chicos de las diferentes ciudades, en los referentes de África  y las seños que logran conectarse entre sí.

 

Los niños del mundo merecen toda la atención del mundo.      


-      Es fabuloso escucharte Gonzalo, se de tus constantes ganas… Ver los resultados en tan poco tiempo. Ver que todo fluye tan rápido en lugares tan vulnerables o inaccesibles como Kenia, en un mundo que se muestra a veces tan complejo y tan indiferente.


-    El amor siempre es más fuerte. Marta es un ser de luz, apenas me contó la idea y de las necesidades de los chicos de África le dije sin dudar que sí y nos pusimos a trabajar en eso.


Por otro lado el ser humano es un ser complejo. Muchas veces vive fuera de foco. Lo digo siempre, cada uno será recordado por sus acciones. Por eso creo que cuando hay perseverancia y voluntad de cambio, todo es más fácil. Desde el juego, la atención y el amor de la palabra todo se logra. Sin ir más lejos, las personas que vivencian los talleres del seminario, están renovadas y se expresan como quieren.



-   Sin dudas, en lo personal me siento feliz. Tus palabras y tus ejercicios me han hecho reflexionar muchísimo. Hablemos del seminario Arte y Emociones ¿Cómo surge y de que se trata ésta iniciativa?


-     El seminario nace en parte a pedido y sugerencias de varias maestras del interior del país que por distancia no podían acceder, así que propusieron que haga algo para ellas. Así que manos a la obra, me puse a escribir y a desarrollar el mismo a partir de las obras.


Reflexionando con mi arte, brindo un conocimiento con herramientas para que los docentes estén mejor en el aula y puedan llegar de otra manera a las emociones de los chicos. Era algo pendiente para ellos por así decirlo, faltaba que se los escuche, se los comprenda, cosa que no es poco.

 

A lo largo de estos años he visitado muchos establecimientos educativos, museos y me he encontrado con estas dificultades y quería cambiarlas, por algún lado se empieza. Yo creo que trabajar con niños es algo mágico y ser un referente para ellos es una disciplina constante.


-   Concuerdo completamente con vos Gonzalo. Los ejemplos que das en las charlas permiten establecer y restablecer nuevas miradas en quien recibe esa información. Uno se mira hacia adentro todo el tiempo. Tus obras de arte son como una excusa para ver nuestro interior y desaprender formas mecánicas que tenemos o teníamos incorporadas, cosa que no es poco, lo digo por mí por supuesto. Tus palabras llevan a la reflexión todo el tiempo.


-        Muchas gracias. Un referente debe poder verse en el espejo del otro o en el de uno mismo para saber cómo comunicarse y cómo lograr conectar con ese otro. Y más aún si ese otro se trata de un niño que depende de nuestro conocimiento para crecer en libertad. Vos como referente de esa libertad primero tenés que permitírtelo. Ser libre: LIBRE COMO LAS AVES, de ahí el título.


-      Gonzalo, tus reflexiones son tremendas. Es cierto, debemos saber interpretar nuestras emociones primero para poder luego expresarnos en libertad. De ese lugar es posible comenzar cualquier dialogo. Yo estoy terminando el 2do nivel y de lleno iré por el 3ro: ¿Cuantos niveles tiene el seminario?


-  El seminario tiene 4 niveles. Cada nivel tiene un proceso personal para luego poder compartir esas experiencias. Los niveles tienen distintos temas, pero todo es un proceso armonioso de transformación, de crecimiento y de cambio. Los talleres no tienen un horario fijo para verlos, justamente para conectar con tus emociones. Se envían una vez por semana y en esa semana la persona tiene su tiempo para reflexionar. En estos tiempos es necesario atravesar un bosque, experimentando tus propios sentimientos.

 

-     Ya lo creo, lo viví, el atravesar el bosque es todo un desafío, pero tu amabilidad y acompañamiento es muy gratificante. ¿Estos seminarios son para todo público o solo para docentes?


-      Está diseñado para todo público adulto, en especial: docentes, profesores de arte, artistas, maestros, pedagogos y demás profesionales que trabajen con niños, todos tendrán nuevas herramientas de comunicación.



-          ¿Qué es el Proyecto Bio Pedagógico?


-          Es un bosque verde, frondoso y orgánico, en constante cambio... (risas).


Lo definiría en principio como un espacio de encuentro y reflexión para todos los docentes y profesionales del seminario. Es un lugar para compartir ideas y trabajos. El grupo de Facebook es cerrado porque es pedagógico. Por supuesto que está a abierto para todas las áreas educativas y referentes de todo el país que quieran sumarse, ahí podrán conocer más del Proyecto Bio.

 

En lo personal estoy muy contento porque todos se acompañan. El bosque es verde, frondoso y poderoso, cada año esa energía irá creciendo. Cada integrante es especial. Me siento muy afortunado. Puentes de intercambio es uno de los objetivos y ver resultados concretos en niños y en docentes es muy gratificante.   


-       Muchas gracias Gonzalo, un placer visitarte y charlar con vos, saber de tus logros y tus proyectos ¿Tenes en mente algún nuevo plan?

 

-          (Risas)….Naaaa, la montaña ya me está llamando…  

 

 

miércoles, 29 de julio de 2020

"Comportamientos para imitar. Seamos como las plantas"











Obra de arte "CARNÍVORAS" 



Indiscutiblemente en la obra de arte y en la imagen, se observan plantas de la especie carnívora o insectívora, las cuales obtienen su alimento o nutrientes a través de trampas de caída, de pinzas o pelos pegajosos. Su mecanismo las ayuda a subsistir en ambientes muy hostiles o difíciles de vivir. 

Con todo lo definido no hay motivos ni duda, ya que, los seres vivos, se valen de muchas habilidades para conseguir alimentos. Pero si a todas esas habilidades o mecanismos se las trasladamos al único ser vivo racional en la tierra, el humano, la mirada cambia drásticamente. La diferencia radica en que las plantas realizan este tipo de mecanismos naturales para sobrevivir y el humano para lastimar, herir, dañar, además es consciente que lo está haciendo, pero de todas maneras continua. Cuando existe una intencionalidad en los actos, es donde debemos poner la atención, ya que, como lo hemos escuchado en los seminarios, si está doliendo o incomodando…alguien debe poner un freno y hacer notar al otro que está en un error, tanto en su conducta tóxica como en sus palabras (no confrontando de la misma forma). 

Otra particularidad para destacar de las plantas (según una investigación realizada por Científicos de la Universidad de Wake Forest (Carolina del Norte), descubrieron que las plantas sienten dolor y lo comparten. A pesar de que las plantas no tienen un sistema nervioso, éstas reaccionan a la mordida de un insecto o animal. Esa reacción tiene como función activar un sistema de “defensa”, propagar y compartir el “dolor” con otras plantas. Si a ese mecanismo de defensa lo relacionamos con la conducta humana, también generaría controversia, pero esta vez, sería positivo que haya personas que activen un cercado de defensa ante una situación de humillación, burla, sorna, discriminación. 

Esto me da la sensación de que la naturaleza siempre nos demuestra con ejemplos claros, que podemos mejorar desde las buenas intenciones y con el respeto que se merecen los demás. Pero debemos seguir trabajando en conseguir que más personas se vuelvan más sensibles y perceptivas ante dichas situaciones incómodas y lograr poner un freno para que no se siga propagando la conducta tóxica. Así mismo, es necesario saber que para que se cumpla una educación circular efectiva tiene que haber varios factores que influyen en cada niño. 

Las plantas reaccionan en cadena, cuando algo externo las invade bruscamente, resultados obtenidos de la investigación antes mencionada. Si estas mismas reacciones o alertas químicas, ante cualquier episodio sensible que observemos, las obtuvieran los adultos, sería una característica esencial para proteger al que ha sido burlado por ejemplo, ya sea, en nuestro espacio de trabajo o cualquier sitio donde estemos presentes. 

Otro dato arrojado de dichas investigaciones dice que “Las plantas son estacionarias y no pueden escapar de los herbívoros, de manera que deben responder con defensas químicas para disuadirlos y reparar el tejido dañado. Ahora bien, las plantas lo hacen para sobrevivir, se adaptan a los ambientes porque de lo contrario mueren. En cambio, los humanos si bien no pueden evitar que sucedan ciertas cosas, realizarían este acto de defensa para proteger a las próximas generaciones de abusos de todo tipo y humillaciones que algunos niños padecen y sufren, solo por la simple razón de que pueden evitarlo y transformar realidades efectivamente. 

La oportunidad está dada. La naturaleza siempre nos empuja a los lugares más necesarios para que logremos observar y aprender de ella. Siempre consigue equilibrio y armonía, a pesar del caos que nos puede rodear. La naturaleza humana, en cambio, del propio caos atrae más caos y eso lo define como especie inferior a pesar de la racionalidad que cree aplicar en cada acto. Pero sabemos que esto no es así y que el humano todavía cree estar muy elevado a cualquier especie, la avaricia de tener el control y el poder de todo ser vivo en la tierra. 

El deseo colectivo de todos los que conformamos proyecto bio-Pedagógico es que a través de los seminarios y todo lo que se construya en este espacio, como así también, con otras organizaciones que compartimos afortunadamente, animar a que haya más carnívora/os que sean puente, puedan defender y proteger a los más vulnerables…nuestra niñez. 


Gracias al artista Gonzalo Alvarez por animarnos a volar sin limites.




                                                                        Texto: María Soledad Altamirano 
                                                                                Prof. de Nivel Inicial
                                                                    Brandsen - Provincia de Buenos Aires